Áreas Comunes

El Porche
Espacio arquitectónico de estilo neo-colonial que con sus arcos y muros dan la bienvenida al huésped augurándole una estancia por demás placentera.

Las Estancias
Espacios de serena elegancia que mezclan moblaje y objetos antiguos, clásicos y modernos, dando por resultado un área estéticamente balanceada ideal para un momento de lectura, relajación, inspiración o el cierre perfecto de un buen negocio.

Comedor “Comala”
Un acogedor comedor con vista al jardín y a la terraza, ofrece un par de mesas con sillas de hierro forjado y tule así como un amplio mueble que puede ofrecer un delicioso desayuno bufet por las mañanas o un bien surtido bar por las tardes.

Jardín interior “Lluvina”
El hotel Villa Ganz cuenta con un hermoso jardín tropical con asoleaderos. La naturaleza combina diversidad de especies de plantas, árboles frutales y flores multicolores enmarcando una hermosa fuente. La sombra de un gran limonero es el sitio ideal para desayunar disfrutar de un refrescante cóctel en un ambiente de quietud y belleza natural.
 
Terraza “ La Cuarraca” 
Cubierta por un techo de teja en la que destaca una gran chimenea, esta terraza abierta al jardín, reproduce el ambiente de una antigua hacienda tapatía con sus pisos de barro bruñido, pared de adobe, tradicionales equipales y objetos decorativos artesanales típicos de Jalisco realizados en cobre, lámina o cerámica.
Aquí puede ordenar el desayuno o beber una copa por las noches perfumadas de jazmín, a la luz de las velas.
Es posible acomodar a 60 personas para un íntimo festejo.

Sala “La media Luna”
Esta cómoda y amplia estancia es un ejemplo de la ecléctica e ingeniosa decoración del hotel Villa Ganz, en la que se utilizan lo mismo candiles de cristal y latón, candelabros de hierro, pinturas al óleo originales del siglo XVIII y XIX con obras contemporáneas de estilo abstracto; objetos decorativos y muebles de madera de diversas épocas que recrean la atmósfera de las antiguas casonas tapatías.
El cómodo sofá se complementa con diversos sillones y tapetes mientras que un gran espejo del siglo XIX refleja el tibor con abundantes flores naturales y un antiguo piano colabora –como los surtidos libreros empotrados que ofrecen obras en diversos idiomas- a crear el ambiente de sofisticación y elegancia.
.

Reserve Ahora

Más información

Comentarios